Cristo fue el predestinado para ser El Salvador del Mundo. Y muchos malos hombres no lo supieron interpretar

El secreto de la salvacion Cristiana  es estar en Cristo. Nos salvamos como estando EN el arca , a la cual nos subimos por FE.

www.discerniendo.org . Si de alguna manera puede decirse que hemos sido predestinados para salvarnos, es porque la Voluntad de Dios nos puso en CRISTO para ser salvos, Y en EL estaremos si creemos. Cristo es el predestinado para salvarnos.
Juan 6:27
Trabajad no por la comida que perece, más por la comida que á vida eterna permanece, la cual el Hijo del hombre os dará: porque a éste señaló el Padre, que es Dios.
Selección de apuntes varios de estudios (audios en MP3) dados en el Instituto Superior de Estudios Teológicos sobre Teología Bíblica Cristo céntrica Contextualizada en cuanto a la importancia de que somos salvos EN Cristo- Prof. Enzo Mirenda. Página 5 de 5 paginas en pdf para descargar.

HECHOS 2: 21-37

21 Y será que todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

22 Varones Israelitas, oid estas palabras: Jesús Nazareno, varón aprobado de Dios entre vosotros en maravillas y prodigios y señales, que Dios hizo por él en medio de vosotros, como también vosotros sabéis;

23 A éste, entregado por determinado consejo y providencia de Dios, prendisteis y matasteis por manos de los inicuos, crucificándole;

24 Al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible ser detenido de ella.

25 Porque David dice de él: Veía al Señor siempre delante de mí: Porque está á mi diestra, no seré conmovido.

26 Por lo cual mi corazón se alegró, y gozóse mi lengua; Y aun mi carne descansará en esperanza;

27 Que no dejarás mi alma en el infierno, Ni darás á tu Santo que vea corrupción.

28 Hicísteme notorios los caminos de la vida; Me henchirás de gozo con tu presencia.

29 Varones hermanos, se os puede libremente decir del patriarca David, que murió, y fué sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta del día de hoy.

30 Empero siendo profeta, y sabiendo que con juramento le había Dios jurado que del fruto de su lomo, cuanto á la carne, levantaría al Cristo que se sentaría sobre su trono;

31 Viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fué dejada en el infierno, ni su carne vió corrupción.

32 A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos.

33 Así que, levantado por la diestra de Dios, y recibiendo del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís.

34 Porque David no subió á los cielos; empero él dice: Dijo el Señor á mi Señor: Siéntate á mi diestra,

35 Hasta que ponga á tus enemigos por estrado de tus pies.

36 Sepa pues ciertísimamente toda la casa de Israel, que á éste Jesús que vosotros crucificasteis, Dios ha hecho Señor y Cristo.

37 Entonces oído esto, fueron compungidos de corazón, y dijeron á Pedro y á los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos?

sI,... ¿QUE HAREMOS, AHORA?

Adjuntos: