Hijos y PADRES- ¡Mis Hijos y YO!

Cada uno. ...En el Juicio Final y en el Tribunal de Cristo.

¡En la Biblia hay historias que nos muestran nuestra impotencia frente al Juicio DIVINO en el desarrollo de nuevas generaciones!

Aunque muy pocas veces sabremos cual será el final o el producto de nuestros desvelos y angustias, debemos hacer cuanto esté a nuestro alcance para propiciar que nuestros hijos tengan un encuentro santificador con Jesucristo, en sus caminos.

¡He aquí la historia de los hijos biológicos e impíos de Elí, el sacerdote!

Notemos que servir a Dios no pasa por sucesores y simpatías familiares.

Hablemos de los hijos de Elí....

Ahora hablemos de los hijos de Samuel!
Que también se equivocó.....

 

Romanos 14:12 (V.A. 1909)
12 De manera que, cada uno de nosotros dará a Dios razón de sí.

12 De manera que cada uno de nosotros dará a Dios cuenta de sí. (V.1960)

 

¡Oigan: ¡PADRES, MADRES, HIJOS e HIJAS! 
¡No desesperen! 1era Samuel cap. 2. (TODO)

Mis queridos hermanos en la Fe. Téngase presente que , ni por asomo, se me ocurre juzgar a nadie por el gobierno de su casa, de su familia y disciplina de sus hijos.  Tampoco considero que sea un requisito imprescindible para el obispado que el Obispo sea casado. Sino una mejos condición , si no se convierte en una mala elección que , siempre termina en una maldición para el ministerio. Pablo , no se si era soltero o viudo. Y nadie me lo puede aclarar por la Biblia. Si se que prefería la vida sin la condición matrimonial para cumplir su tarea. Y sin embargo  planteaba las sugerencias a Timoteo para el que apetecía obispado, pastorado, etc. Otros tiempos, otras costumbres (ver 1 Corintios capt 7).

Este estudio , simplemente pretende trazar una líneas sobre la responsabilidad de cada uno frente a Dios. Sea padre o hijo. Y pretende no hacer depender  de un supuesto ¿éxito? en el resultado de la educación y conduccion de hijos y hogar , el propio Ministerio que Dios concede a un instrumento que ha actuado en fidelidad al Señor. ¡Bueno fuera que el ministerio pastoral, y la lealtad y atributos necesarios de un Pastor, dependiera de los resultados de una administración hogareña . ¡Estaríamos en manos de una mujer y sus excentricidades, así como del juicio de nuestros hijos! ¡Dios nos libre!  

Adjuntos: