Los niños que dejan de existir en esta tierra sin tener una conciencia formada del mal y el pecado ya están en la presencia de Dios mismo y por Su decreto Justo y Supremo. ¿Los fundamentos? Están en la Biblia y los expongo. Prof. Enzo Mirenda