MATRIMONIO, DIVORCIO y nuevo MATRIMONIO DESDE UNA PERSPECTIVA CRISTIANA: TODO BIBLIA. Cap. 3 de 5

1º de junio del 2008 MATRIMONIO, DIVORCIO Y nuevo MATRIMONIO
DESDE UNA NUEVA PERSPECTIVA CRISTIANA

CAPÍTULO III

Por el Prof. Enzo Mirenda- (respuestas a inquietudes y situaciones sobre el tema. Para compartir con
todo aquel que quisiere, en el Nombre de Cristo). (Ya está disponible el disco en formato MP3 que
introduce en este tema a los estudiantes. Se recomienda insistentemente su audición) Este material
es parte de Módulos de estudio de la docencia del Seminario Evangélico Cristiano Fundamentalista
Bíblico, por lo tanto y por ahora tiene derechos reservados de reproducción)

En el capítulo II de las consideraciones que nos ocupan específicamente, nos hemos internado en el perfil
general y condiciones que arrastraban, antes de su conversión, los destinatarios de las cartas de Pablo a losCorintios. ¿Los sorprendió? Bien, ahora vamos a ver ¿de qué se trataban esas “cosas” que le escribieron a
Pablo algunos integrantes o miembros de la Iglesia de Corinto, consultándole su parecer?

Antes, quiero recordarles a los que siguen este estudio que, al final del primer capítulo dejé formulada una
pregunta: ¿recuerdan? ¿Alguno tiene ya alguna respuesta? ¡Escríbanme! Miren, mis queridos hermanos y
amigos, les cuento: Hace ya casi 30 años que hice esa pregunta en un foro pastoral a gente de esa que
podríamos decir “despichica” bastante sobre la Biblia (“gente que algo sabe”) y, sucedió que hasta hoy ha
pasado una generación, y más, y no he tenido una respuesta. Por lo cual, propongo mantenerla en pie
durante este estudio hasta que lo finalice. Tal vez, algún estudiante, des-prejuiciado me formule una
respuesta lógica y coherente. ¡No la olviden!
Gracias a Dios, el Señor, me dio esa respuesta coherente y lógica de la Fe; pero, aún, me reservo su
publicación hasta el momento oportuno.

Vayamos a Pablo. ¿Era apóstol de Cristo? ¿Debía, pues, enseñar lo que Cristo le había enseñado y lo que
el Espíritu de Dios le revelaba? Yo creo que, dentro de las humanas limitaciones y defectos propios de su
naturaleza humana, su testimonio fue contundente, en dichos y obras, y nadie lo puede negar. ¿Por qué es
importante esta consideración? Pues, por aquello de conocer a los interlocutores hasta donde nos es
posible, para comprobar su honradez espiritual y honestidad intelectual. También, para contemplar cuan
comprometido estaba con la causa de Cristo y Sus enseñanzas. Yo ya he hablado sobre esto en
Discerniendo WEB Electrónica (www.discerniendo.org) específicamente en el tratado “La Escritura y el
Problema del Discernimiento”, (también está en la versión impresa) destacando la minuciosidad y
meticulosidad de este instrumento de Dios. Señalando lo que es un verdadero “fundamentalista Bíblico
cristiano”. No voy a ser reiterativo; relean y estudien de nuevo. ¡Les será de mucho provecho espiritual y
preparatorio para esta etapa que vamos a considerar! Vamos al grano:

Adjuntos: