No tengo ídolos. Tengo mucho respeto por quienes lo han dado para merecerlo, en cualquier tiempo. No puedo juzgarlos desde mi tiempo. No debo imitarlos reeditando su historia, si no considerando su trayectoria.

tsunami teológico. cambios y muerte espiritual para los incautos

Diría que comparto UN PRESENTE, Y UN FUTURO!
Amigos...cosecha de mi pensamiento, para que te inspires este fin de semana... Compartilo- Comentalo, Creelo de todo corazón!

Intercambiando y fijando postura con algunos hermanos de grupos de habla inglesa y otros :

"... No puedo admitir que existan creyentes evangélicos cristianos que no tengan la base de Su Confesión de Fe en la Biblia.
¡Sin embargo los hay!

¡Por supuesto,...no son hijos de Dios que han creído por la Fe en el auténtico y verdadero Evangelio de Jesucristo!.No es un creyente cristiano, quien niega a Jesucristo como el Hijo de Dios, El Hijo del Altísimo. Que no crea en su nacimiento virginal sobrenatural, ni en su vida de prodigios y milagros sobre naturales, ni cree en su muerte única :expiatoria, vicaria, salvífica, redentora, santificadora, justificadora. Ni cree en la resurreccion y ascensión a la presencia del Padre Dios Espíritu, al Tercer Cielo (dicho en su epoca de «su carne» : Donde el Verbo se hizo carne: Perfecto Hombre y perfecto Dios)
No puede ser un cristiano renacido espiritualmente, quien no crea que Cristo vino en determinado momento a mostrarnos al Dios Espíritu en el formato hombre para que pudiéramos conocerlo y entenderlo, hasta donde nos es posible.

¿Qué otra fuente sobre el conocimiento de Dios, legítima y veráz, conoce el ser humano, y que no sean fábulas mitos?

Difícilmente, una Versión Bíblica Fiel pueda haber tachado lo que está escrito en el Evangelio de Juan: " Mas a todos los que le recibieron, les dio la potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su Nombre: los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios" Cap. 1:11-12.

Jesucristo mismo consagra a LA Escritura como la Fuente máxima de autoridad en materia de la Fe que salva, al decir: "El que cree en mi, COMO DICE LA ESCRITURA, ríos de agua viva correrán de su vientre."Cap. 7:38.
¡La Fe en Dios, por Jesucristo,...la Fe que salva y santifica al ser humano, la Fe que dignifica a la criatura predilecta de Dios al punto de ir asemejándose a El , es la que emerge de creer lo que dicen Las Escrituras Sagradas= La Biblia= La Biblia fiel; que nos informa, cual una Biblioteca Viviente sobre La Voluntad de Dios, Sus Propósitos eternos y el Camino que nos conduce a este maravilloso fin que nos realiza y hace verdaderamente felices.

Así, se abre para cada uno de nosotros, por la Iluminación del Espíritu de Dios, cuando apelando a nuestra razón y conciencia, nos abre el sentido para entender Las Escrituras y examinarlas y examinarnos a nosotros mismos por la Gracia y el Poder del Espíritu de Dios. ¡Los creyentes cristianos genuinos, por el Nuevo Nacimiento (Cap. 3 de Juan), hemos incorporado la mente de Cristo en nuestro ser. (1º Corintios 2: 10-16)

¡Cuanta coherencia en la "Lógica de la Fe"!.

Por eso me he preocupado y ocupado de traer gratuitamente para los hispano-parlantes, en un sitio web de Discerniendo (La Revista), un Curso (también puede ser un Compendio) muy completo de Teología "PARA TODOS"..... (¡¡¡¡gratuito!!!!).... que tiene dos Volúmenes únicamente para hacer conocer en forma introductoria cada libro de la Biblia y su historia (los 66 libros) (Volúmenes 29 y 30 que están subtitulados : "Conozca Ud. Su Biblia") http://iset.discerniendo.org/

¡Sería inaceptable, para mí, que un creyente en Cristo y , por Cristo, en Dios; ignorara la fuente por la cual conoce lo que cree y se sintiera cómodo con esa situación de ignorancia!

¡La Biblia y Dios se paran juntos o se caen juntos, aunque parezca un disparate lo que digo! Dios les bendiga y les haga valorar muchísimo mas Las Sagradas Escrituras por encima de toda tradiccion humana o filosofías conforme a los elementos del mundo y no según Cristo. (Colosenses 2:8).
Yo creo en la eficacia del consejo de este gran predicador del Evangelio, aunque primeramente, habiendo agotado todo los recursos del Amor de Dios para enderezar las cosas de acuerdo a las Escrituras.
Me refiero a C.H. Spurgeon (Siempre tengo en cuenta el contexto histórico cultural que le tocó, a este señor, en su peregrinar por esta tierra: Los tiempos cambian).